Gracias a su ayuda podemos vivir la misión de escucha, de amistad y de anuncio que se nos confía a través del mundo. La construcción y el mantenimiento de los pequeños monasterios y fraternidades en que vivimos, de los que parte nuestra misión, sería imposible sin ustedes.

Ayudar a fraternidades de otro país

Escojan sobre el mapa el lugar en que desean donar:

Ir arriba